miércoles, 1 de abril de 2009

REPORTAJE AL MAYOR JORGE EDUARDO JANDULA

Los Comandos en Malvinas El Mayor (R) Jorge Eduardo Jándula cursaba la Escuela de Guerra cuando estalló el conflicto de Malvinas, en el que tuvo una destacada actuación en la Compañía de Comandos 601.

Luego de la Guerra, participó de los hechos de Semana Santa (4/87) y de Monte Caseros. Detenido en la Prisión Militar de Magdalena durante casi dos años, Sin Juzgamiento Ni Condena, fue pasado a Retiro Obligatorio con el Grado de Mayor. Jándula fue, además, Profesor de Historia Argentina, fue Convencional Constituyente de la Provincia de Salta por el MODIN; Partido del que fue Fundador y Dirigente, al que renunció.

¿Cuando se enteró de la recuperación de Malvinas?

De madrugada, estaba Cursando la Escuela de Guerra y un Compañero me despertó, ya amaneciendo, y me contó lo que sucedía: habíamos recuperado Malvinas.

¿Había pensado antes en esa posibilidad, y que usted tomara parte de esa guerra? Cuando entré al Colegio Militar de la Nación había pensado en esa posibilidad.

Cuando se es joven se es muy idealista... quería ser Soldado.

En realidad lo veía como un sueño imposible, pero para mi siempre estuvo muy claro la Injerencia Colonizadora y de Dominación del Reino Unido en la Argentina y que esa injerencia continuaría.

¿Porqué siendo un país que tiene la mayor parte de sus fronteras con países hermanos de Latinoamérica, la jefatura militar no priorizaba la hipótesis de conflicto y de guerra, de recuperación de la porción colonizada de nuestro territorio?

Las Fuerzas Armadas nunca le dieron la importancia que deben tener a las hipótesis de Conflicto y de Guerra.

El poder nunca lo tuvo el Estado Mayor Conjunto.

Era mas fácil dar el 33% a cada fuerza y que se arreglen.

De ese modo, lo único que se hacía era “modernizar”, pensando erróneamente que con eso bastaba para enfrentar cualquier conflicto.

Por lo demás, solo se buscó un equilibrio regional.

Nunca se siguió una estrategia de desarrollo de los medios de defensa.

Ni siquiera coordinadamente en cada fuerza.

En el caso del ejército, por ejemplo, por celos internos de las Armas, se priorizó la fabricación de tanques, porque así se daba poder al arma de Caballería.

En el marco Estratégico Regional, en la práctica, el Tanque solo puede tener una actitud defensiva ante cualquier conflicto.

Con Chile tiene el obstáculo de la Cordillera y con Brasil los grandes ríos.

¿No era mejor, acaso, priorizar las fuerzas aeromóviles y aerotransportadas?

Estas Fuerzas, a la Argentina le sirven para cualquier marco Estratégico.

Aparte, un Helicóptero, en general y en pesos, vale menos que un tanque.

Pero la realidad es que el Infante fue sin Mochilas a Malvinas, era muy poco serio todo.

Un ejemplo que muestra la Gravedad de la Descoordinación es que en Malvinas las Radios eran Incompatibles entre el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, increíble pero real.

Malvinas es un Teatro de Operaciones Aeronaval, pero el peso de la gravedad de la Guerra lo llevó el Ejército.

Ahí comienza la debacle, la derrota, en el inicio, en el nacimiento de las Operaciones.

¿Y los comandos?

Así ocurrió, también, con las Condiciones Estratégicas en que se Organizó la Compañía de Comandos 601 y su preparación para ese Teatro de Operaciones: Entrenamiento, Conocimiento del Terreno y del Enemigo, Adaptación al Terreno, Elementos de Combate (Armamento, Transporte y Comunicaciones).

La especialidad de “Comandos” no contaba con una Organización Operacional antes de la Guerra.
Esto demuestra lo expresado anteriormente, pues ningún Ejército moderno, que se precie de serlo, puede dejar de contar con un elemento de Combate como lo es esta fuerza, altamente especializada.

Vale una aclaración: la importancia de las Tropas Comando radica en la Capacidad de ejecutar acciones de Combate de consecuencias favorables en el Campo Estratégico.

No se puede hacer un rejuntado apresurado porque afecta directamente su capacidad operacional.

Al mismo tiempo, su eficacia radica en el conjunto, mas que en su armamento.

El armamento y el equipo se seleccionan de acuerdo a las necesidades de la Operación.
La acción del conjunto, la integración de sus hombres, aparte del material que dispone, es lo que cuenta.

Ellos deben entenderse como se entienden los dedos de la mano, por así explicarlo mejor.

La Compañía de Comandos 601 fue creada sobre la marcha.

Su Organización tenía una pequeña Plana Mayor y tres Secciones de Combate.

El armamento base era el común del Ejército Argentino: pistolas, fusiles FAL y FAP (pesados), ametralladoras MAG y lanzacohetes Instalazas (españoles).

Las comunicaciones también eran similares a las del Ejército.

El transporte lo solucionamos con Motocicletas todo terreno (Kawasaki 125).

La Compañía de Comandos 602 llevó mejor material en todos sus aspectos.
Operacionalmente incluyó los misiles Blow Pipe, con los que se derribaron dos Sea Harrier.

En general estábamos preparados para este Teatro de Operaciones.

Se desconocía el Terreno de Malvinas, pero muchos de los integrantes de la Compañía se habían entrenado en un Terreno con similares características Geográficas.

El entrenamiento dado en la Paz fue tan duro que, sin soberbia, se puede decir que no nos costó tanto adaptarnos a Malvinas... salvo el frío.

El hombre nunca se adapta al dolor, al hambre y al frío.

No hay entrenamiento válido para eso.

Lo que sí puede es aprender a soportarlo mejor.

¿Qué sintió cuando supo que iba a ir a Malvinas? ¿Estaba preparado para Morir en las Islas?

La Superioridad nos consideraba Reserva Estratégica.
Estaban pensando en lo que podía hacer Chile, y por si las moscas...
Gestioné un permiso de reconocimiento en el sur y aproveché para hacer una visita a Malvinas, en donde hablé con el General Menéndez.
El jefe de la Compañía, el Mayor Castagneto, me conocía y sabía que iría a las Islas con o sin permiso.
Decidió que lo haríamos juntos, Así fue.
Viajamos en un Avión de Aerolíneas Argentinas con destino a Río Gallegos, pero nos bajamos en Comodoro Rivadavia y nos fuimos a Malvinas como polizontes, mezclados con los Soldados de un Regimiento.
Fuimos el Mayor Mario Castagneto (Jefe de la Compañía), el Capitán Rubén Teófilo Figueroa (Segundo Jefe de la Compañía), el Teniente Marcelo Anadón y yo.
Menéndez, que no sabía de la existencia de los Comandos, nos convocó en el acto, y desde allí, por radio, llamamos al resto.
No regresé mas al Continente hasta después de la guerra.
Le estoy muy agradecido al General Menéndez por haberme permitido estar en Malvinas.
Me abrió la Posibilidad de realizarme como hombre y como Soldado.
Pocas veces se puede tener un Sentimiento tan Patriótico, tan puro, tan desinteresado y tan íntimo...
Es muy de uno y muy difícil de explicar
¿Si estaba preparado para morir? Con Absoluta Honestidad Sí, muy preparado, aunque siempre se teme ese momento, ese instante supremo.
¿Que encontraron al llegar a Malvinas?
Llegamos pasadas las 2300 horas No se porqué, pero me tendí sobre el suelo y besé su tierra, su turba.
Todo era un gran desorden: Gritos y órdenes, vehículos que se movían, aviones que bajaban, vituallas; en fin, lo normal.
Nos movimos entre las filas de Soldados y luego nos esfumamos hacia Puerto Argentino.
Dormimos en nuestras bolsas.
Estábamos Felices.
Cuando tomamos Contacto con el Estado Mayor me lleve una mala impresión.
La posición de Puerto Argentino tenía libre las alturas del Monte Dos Hermanas y el Monte Harriet, y lo mas grave era que no tenían previsto, por el momento, ocuparlas.
La hipótesis seleccionada era un Ataque por Desembarco.
Cuando los ingleses Atacaron, justamente lo hicieron por allí...
Tomaron Puerto Argentino y se acabó todo.
Estratégicamente, la jefatura del Proceso se preparó para una guerra contra Chile y políticamente sostenía el plan de Martínez de Hoz.
El cambio de frente hacia una Guerra con una potencia como Inglaterra, apoyada por Estados Unidos y consentida por la ex URSS, partía de la base de que Tatcher iba a negociar.
La Guerra impuesta por la Task Force sorprendió estratégicamente a la Junta Militar.
¿Lo vio usted así? Y en tal caso, ¿cómo se expresó en el accionar de los Comandos?
Eso es así, como usted lo expresa.
La Junta Militar nunca pensó en una Guerra.
Tanto es así que después de tomar Puerto Argentino la masa de las Tropas fueron renviadas hacia el Continente.
En Malvinas se especuló y se esperanzó en que Belaúnde Terry, por entonces Presidente de Perú, lograría un acuerdo digno.
El acuerdo estaba listo, pero Tatcher lo Saboteó: por eso Hundió el Belgrano, no hay otra razón.
Y después de eso no había nada de que hablar.
Fracasada la instancia Política solo quedaban las Armas, es decir la Guerra.
Nosotros en Malvinas, o Menéndez, o el que fuera, ¿qué podíamos hacer?
Somos Soldados y teníamos que obedecer, era claro, la Guerra estaba allí y había que hacerla con lo que teníamos.
Y lo que teníamos era solamente Coraje.
Se ha dicho que los ingleses hicieron una Guerra moderna y la Jefatura Militar del Proceso se atrincheró como en la Guerra del ‘14, esperando, regalándole al Enemigo el Terreno y la iniciativa.
¿La excepción fueron los Comandos? ¿Cómo vivieron ustedes esa contradicción, cómo la sufrieron?
Lamentablemente no fuimos la Excepción, solo Combatimos bien, modestamente, nada mas.
Los “Comandos” deben actuar en el interior del dispositivo Enemigo, para eso deben “ocultar” sus bases de Operaciones, ahí donde se pueda planear y reorganizarse para actuar donde más le duela al enemigo.
Esto no lo pudimos hacer, es imperdonable, no teníamos esas bases...
Los Comandos actuaron entonces limitadamente en sus capacidades, aunque estuvimos en el interior del dispositivo Enemigo y en contacto de fuego con ellos.
Cuando llegó el Mayor Rico con la Compañía de Comandos 602 ya era tarde para eso.
El enemigo ya ocupaba monte Kent.
Entonces se formó la Agrupación de Comandos y se hizo lo que se pudo.
Tenemos nuestras bajas, nuestros muertos y heridos.
Cumplimos, es todo.
¿Cuáles fueron las principales acciones de su unidad? ¿Qué hechos le impresionaron de sus compañeros y del enemigo?
Las principales acciones fueron Misiones de Exploración y Reconocimiento.
De mis Camaradas me impresionó el Espíritu de Cuerpo para luchar ante la Adversidad y la predisposición constante para dar la vida.
Del enemigo, su profesionalismo y el respeto que por lo general tienen por el don de la Vida de sus Semejantes.
En materia de Guerra Convencional, Malvinas revolucionó todo.
Los ingleses sacaron buenos frutos a pesar de sus bajas.
Antes de Malvinas, las Tropas que Atacaban o se Defendían, en general, tenían una Superioridad de tres a uno con respecto al apoyo de fuego que recibían.
Es decir, tres Regimientos recibían el Apoyo de un Grupo de Artillería.
En Malvinas, cada Regimiento británico recibió el Apoyo de tres Grupos de Artillería.
La relación cambió para siempre.
Es casi todo fuego.
Cuando la Infantería penetró en la Posición Argentina, fue casi todo Operación de limpieza.
El Infante Argentino enfrentó un Enemigo que Atacaba con Apoyo de Fuego Aéreo, Naval y Terrestre, y con todos los adelantos de la tecnología moderna.
Estaba metido en su pPzo de Zorro, sin apoyos de fuego aéreos y navales, con insuficiente apoyo de la Artillería.
Además, las Radios prácticamente dejaban de Funcionar por las contramedidas electrónicas del Enemigo.
Estaba allí solo, el Infante, porque las Organizaciones de Combate (Grupos, Secciones, Compañías) quedaron prácticamente sin los enlaces que necesitaban.
Se que es bastante temerario lo que expreso pero no puedo dejar de ser sincero.
Hubo mucho material que no se llevó, se presentaron más de 20.000 Voluntarios que jamás fueron convocados...
Con respecto a los 20.000 Voluntarios no se si estaban creadas las condiciones para llevarlos a las Islas.
La Junta Militar pensaba en “LA NO GUERRA”, cuando ésta se dio, ya era tarde para muchas cosas.
Por ejemplo, un Barco puede Transportar unas 60.000 Toneladas de Vituallas.
Pues bien, durante toda la Guerra se llevaron solamente 10.000 Toneladas por Aviones.
¿Es mucha la diferencia, no?
Cuánto se podría haber llevado el 2 de abril si se hubiese pensado seriamente en la posibilidad de una Guerra.
Se ha señalado que los mandos de Puerto Argentino estaban obsesionados por los Comandos ingleses. ¿Cómo se veía esto entre los que estaban en el frente?
Es cierto que el Estado Mayor vivía preocupado por un Asalto Aeromóvil al puesto de mando.
Nadie lo niega ya.
No me meto en eso.
No porque no quiera opinar, sino porque no me parece relevante, porque la Capacidad Enemiga al respecto era real, habría que haber estado en el cuero de ellos.
Con respecto a Puerto Argentino, fue Bombardeado de todas formas, por los Aviones, por las Fragatas, por la Artillería.
Fue realmente muy duro, había que estar allí, los nervios se destrozan en esa situación, uno no sabe en que momento le llega la hora, solo se espera y se reza.
En relación a esto, el Capitán Figueroa hizo una reflexión muy buena refiriéndose al Heroísmo de unos Segundos y el Heroísmo de todas las horas y todos los días.
No es para comparar, simplemente es para comprender: un Piloto de Avión esta expuesto al Enemigo solo unos Segundos; el Infante a toda hora y todos los días.
No es lo mismo.
Lo idéntico para ambos es el Valor.
Al que mas Admiro de Malvinas es el Soldado Desconocido.
Para mi se es Desconocido cuando nadie sabe lo que ese Soldado hizo y cuando no se tienen Medallas, ni Prestigio, ni Reconocimiento por lo que hizo.
Hay tantos... Todavía me emociono hasta las lágrimas cuando los recuerdo.
Pienso que es el Héroe de todo.
Pienso que es mi Hermano Querido, que es mi Familia...
Ese Soldado Desconocido, aquél que estaba tan Hediondo y Zaparrastroso que parecía un mutante de una Guerra del futuro, cagado encima, saturado de miedo y de dolor, casi sin esperanzas..., y sin embargo tan lleno de Dios y de Patria.
Con solo estar allí era ya Coraje y era Amor y era todo.
Allí donde solo viven el estruendo y los rezos, allí estaba ese Soldado Desconocido, ese Soldado Argentino.
Los ingleses llegaron a Puerto Argentino en el límite de sus fuerzas.
¿Se pudo haber dificultado ese avance para que llegaran mas deteriorados a la batalla final? ¿Se pudo ganar la guerra? ¿En tal caso qué cosas debieron hacerse distintas?
Ya dije que la Guerra era fundamentalmente Aeronaval, en esto radican las verdaderas razones de la Derrota: transformada ésta en Terrestre, era muy poco lo que se podía hacer.
Sin embargo, a la luz de los resultados, creo que podríamos haber hecho mucho mejor las cosas.
Sin duda tendríamos que haber cedido todo el espacio (San Carlos, Darwin, Fox, etc.) y dedicarnos a mantener solamente Puerto Argentino.
Puerto Argentino era una posición defensiva de 37 kilómetros de frente.
Las reglas establecen que un Regimiento puede defender un terreno de 2,5 a 3 kilómetros.
Se necesitaban no menos de 13 Regimientos y se pusieron solamente 8.
Por lo tanto nuestra Defensa era una tela de Cebolla.
La Defensa en un frente amplio era una utopía, porque no se lo podía Abastecer.
Se dice que la Tropa pasó Hambre, pues si sucedió eso es porque no se tenían los medios con que alcanzarles los abastecimientos.
Fue así.
El terreno exigía movilidad, y no la teníamos.
Necesitábamos Helicópteros, y no los teníamos.
Todo era a “Gamba”. Mayor razón, entonces, para concentrar todo en Puerto Argentino.
También se podría haber mejorado el tema de la Artillería, no se porque no se llevaron mas cañones Soffman (de 24 km. de alcance) hubiera sido un factor a favor.
De todos modos creo que la guerra se perdía, era cuestión de tiempo; pues la ayuda tecnológica de Estados Unidos al Reino Unido desequilibraba cualquier Teatro de Operaciones, incluso el europeo.
Es importante tener en cuenta que si Europa y especialmente Francia no nos hacía el boicot (exocet de por medio) otro podría haber sido el resultado.
LA DESMALVINIZACION
Con la vuelta al Continente comenzó la Desmalvinización.
Llevó años lograr un Mísero Sostén Económico a los Ex Combatientes, y el Rechazo Social ha provocado innumerables Suicidios.
¿Cómo viven ustedes esa realidad?
Como siempre, el Soldado es Amado en la Guerra y Odiado en la Paz.
Esto no es nuevo para un hombre con la profesión de “Soldado”.
No me extraña que nuestros Veteranos estén Abandonados.
Se habla mucho pero se hace poco.
La desmalvinización sigue, a pesar de lo que se diga.
No es solamente porque se nos escondió cuando regresamos, si nadie quería un “Desfile de la Victoria”.
Solo queríamos el Amor de nuestro Pueblo, porque la Patria Somos Todos.
La Patria no es solamente un Territorio, unos límites, es también, y fundamentalmente, nuestra Cultura, nuestra Gente, nuestro Pueblo.
La Desmalvinización mas grande fue abandonar, con la Política de Alfonsín primero y con la de Menem después, las óptimas condiciones de Política Exterior para Recuperar Malvinas.
Las Condiciones Estratégicas eran inmejorables, a pesar de la Derrota.
La realidad que vivo como Ex Combatiente de Malvinas, es que ahora no solamente perdimos Malvinas, sino que hemos perdido todo: nos están Recolonizando en el Continente y, encima, asimilándonos culturalmente.
¿Qué identidad, qué ideas forjó la guerra de Malvinas en la oficialidad joven y suboficialidad que vivió la derrota de una doctrina militar que se ubica bajo el paraguas de las grandes potencias?
Malvinas nos sacó la Careta a todos los Argentinos.
Quedó demostrado que la Junta Militar del Proceso aplicaba una Política al gusto y paladar de las Grandes Potencias y en Contra de los propios Intereses Argentinos.
Quedó demostrado que los Partidos Políticos, y los mismos Políticos, son una continuidad del mismo Proceso Militar.
Su Subordinación Intelectual y Volitiva espanta hasta al más desapercibido.
Sus fracasos son mas peligrosos que los de la misma Junta Militar a la que públicamente repudian (y que idolatran en secreto).
Seamos sinceros, ¿hoy qué queda de Argentina? Quedó demostrado que el Pueblo, el Argentino Común, siempre es el que pierde, lo usan y lo tiran.
Frente a esta Política de entrega y de Servilismo, el Pueblo tiene que darse cuenta, una vez por todas, que a veces, “alguien” que nos parece muy criollo el hombre, es una Tatcher o un Reagan.
Nos estamos quedando Sin Patria y seguimos sin reaccionar.
Después de la Guerra de Malvinas emergió sí, una fuerte corriente nacionalista (o resurgió, ya que existió siempre, con distinta fuerza).
Desde Pascuas a Palermo esa corriente procuró producir ese cambio, pero no lo logró, no tanto por la oposición del Poder Político (que en el caso de Pascuas estaba militarmente derrotado), sino porque esa corriente no ha logrado resolver la desconfianza del Pueblo.
En principio, el Pueblo no distingue entre Militares Nacionales y Militares Liberales.
Mas aún con la acción sicológica desatada por las superpotencias, con gobiernos locales afines y que, además, tienen a su servicio a todas las agencias “nacionales”.
A los que nos dominan y colonizan, con nuestros propios dirigentes y estructuras políticas, no les conviene nada que tenga olor a “nacional”. Cuando digo nada, incluyo no solo a los militares sino también a los economistas, profesionales, empresarios, medios, etc., y especialmente a los políticos.
A su vez, en Argentina se observa como una predisposición manejada a propósito para que se acentúen las diferencias y se profundicen los conflictos internos.
En este marco es imposible siquiera aspirar a una concordia nacional, que constituiría la base para emprender cualquier acción de carácter independiente, sin injerencias extranjeras.
¿En qué medida la identidad nacional, forjada o recuperada por la corriente militar patriótica en Malvinas, no ha logrado trazar una línea divisoria total con la jefatura del Proceso?
No solo de su entreguismo económico sino en lo democrático.
Si la guerra es la continuación de la política por otros medios, la política es la expresión concentrada de los intereses económicos; y la política del Proceso, el respaldo del poder al entreguismo de Martínez de Hoz.
Creo que por lo menos dentro de las Fuerzas Armadas está claro que el llamado grupo “carapintada” ha logrado desprenderse del “Proceso” y de Martínez de Hoz.
Lamentablemente, de hecho, carece en absoluto del peso específico que dan las armas porque fue raleado del Ejército.
Todos los problemas tienen soluciones, y esas soluciones son políticas, y que lo que se necesita hoy son soluciones argentinas...(no extranjeras).
De todos modos, las Fuerzas Armadas en la Argentina, actualmente, son una especie en extinción.
Su futuro es desaparecer o convertirse en una guardia pretoriana al servicio del gobernante de turno.
Hoy tienen menos peso que las fuerzas de seguridad y la policía misma.
Si partimos de la base que la Argentina está “copada” por el llamado Primer Mundo, es coherente que sus Fuerzas Armadas no tengan el mas mínimo rasgo de todo lo que pueda ser poder.
De este modo, bajo la fachada de una pseudo democracia, queda asegurado el control para implementar, de cualquier modo y a cualquier precio, todas las políticas de saqueo de nuestras riquezas.
Y se le da a todo un sesgo de legalidad extraordinario.
Yo no tengo dudas de que esto es lo que está sucediendo en la Argentina: los intereses extranjeros, a “cococho” de los partidos políticos, han obtenido el poder y nos manejan a su gusto y placer. La bandera británica, aquélla que penetró por los montes London y Dos Hermanas, no paró en Puerto Argentino, sino que continuó su marcha arrolladora hasta enclavarse en el corazón de Argentina, en el Obelisco, en la Casa Rosada y en su clase dirigente.
Esto es hoy Malvinas: sus héroes son falsificados y entregados los sueños de sus muertos.
Tras la gesta, la traición embozada.
Como ex combatiente de la única guerra nacional que hemos librado en este siglo y como patriota
¿Cuál es su mensaje para la juventud civil y militar?
No se si tengo derecho de darles un mensaje, tienen tantos...
Les diría: sean ustedes mismos, quiéranse con sus defectos y virtudes.
Pero combatan sus defectos para buscar solo la excelencia.
Los valores perduran y allí se plasman los ideales.
Recuerden que solo en los ideales una vida vale la pena ser vivida.
Persistan en lo que no muere nunca: el amor a Dios y el amor a la patria.
Todo lo demás pasa. La vida, ante la eternidad, dura menos que un fósforo.
Al final solo queda uno y Dios y esto es lo que realmente importa.
SUMISION O SOBERANIA
Pudo haberse "latinoamericanizado" la guerra, hubo ofrecimientos generosos de Perú, Venezuela, Brasil, Bolivia. Hubiera incidido positivamente.
¡Ojalá se hubiera latinoamericanizado la guerra porque no la hubiéramos perdido! Los ofrecimientos, si bien muy buenos, no llegaban hasta ese extremo, no creo que haya habido posibilidades reales para ello, hubo muchos intereses y presiones para que eso no ocurriera.
Si hubiera sido, así el tratado del TIAR se habría aplicado contra viento y marea.
Hubo también otras ofertas, es conocido ahora, que sectores del Pentágono norteamericano pudieron haberle "guiñado un ojo" al general Galtieri.
Luego el Departamento de Estado y el presidente Reagan cerraron filas con los ingleses.
También la ex URSS al no vetar la condena de la ONU.
¿No estaba impregnada la doctrina militar argentina de esa visión de ser cola de león? ¿No hay un desprecio de la doctrina nacional, de "pueblo y nación en armas" y de la enorme fuerza potencial de la unidad latinoamericana?
Sin duda que Estados Unidos le hizo guiños a Galtieri y luego lo dejó solo.
Lo que Estados Unidos hizo en Brasil, con respecto al TIAR, es imperdonable.
Sin el apoyo de Estados Unidos era prácticamente imposible que Gran Bretaña ganara la guerra.
Dejemos algo muy en claro: Argentina perdió ante Estados Unidos y la OTAN, Inglaterra fue solo la careta del poder mundial.
Entonces, ante una potencia como Estados Unidos, que se comporta así con nosotros, cómo se explican las actuales relaciones carnales, el desmantelamiento del misil Cóndor.
O el abandono total de una política seria de defensa nacional; política que es indispensable para cualquier gobierno y con mucha mayor razón para una democracia que debe ser estable.
Hoy es imposible entender el problema argentino sino es partiendo de la premisa del coloniaje de hecho... La URSS nunca fue neutral porque su neutralidad jurídica significaba la derrota argentina.
La URSS nos entregó silenciosamente y acalló su conciencia con una postura facilista.
Por otra parte, luego, con la caída del muro de Berlín se notaría claramente que sus líderes políticos ya estaban de acuerdo en todo: la era del capitalismo a ultranza y del fin de las ideologías ya había nacido en las mentes de las superpotencias.
Un Primer Mundo para dominar y el resto para obedecer. No hay valores, ni derechos, ni ley.
Es el poder y los intereses los que tienen vigencia.
Es por esto que hoy es imposible entender el problema argentino (o el problema de Latinoamérica y los países subdesarrollados) sino es partiendo de la premisa del coloniaje de hecho.
Hoy, aunque no se lo reconozca, hay dos bandos ideológicos en Argentina.
Uno es el que opina que esto del Primer Mundo es una realidad contra la que es imposible luchar y, entonces, hay que tratar de acomodarse como se pueda.
Ellos gustan autollamarse ciudadanos del mundo.
Y está la otra postura, la que opina que nunca nada es determinante, que aún se pueden defender nuestros intereses y derechos, que existen valores, que es posible crecer con dignidad.
Somos los que gustamos llamarnos argentinos (o nacionales), a los que la prensa nos califica de mesiánicos.
Los del primer bando nunca dan la cara, se acomodan siempre como el camaleón, aún en las estructuras sanas del pueblo y de la Nación.
HILOS CONDUCTORES
En cierta ocasión el general Vilas dijo que había llegado a la comprensión de que el poder que en última instancia había estimulado a la guerrilla, estaba también atrás de sus propios jefes.
Es posible que estuviera pensando en hechos como cuando Videla rompe el bloqueo cerealero a la ex URSS y transforma a esta superpotencia en la principal socia comercial de la Argentina, o cuando Viola condecora al general Braiko y la misión militar rusa.
Pensando en el grupo militar lanussista, y en la instrumentación del impulso revolucionario de muchos jóvenes para crear un clima favorable al golpe de estado del 76,
¿no fue también instrumentada la juventud militar para imponer un curso económico y político que también era ajeno a la Nación?
Sinceramente no se lo que pensaba el general Vilas.
Yo creo que si es así no estaba tan errado.
Esto lo vemos mas claro ahora.
Imagínese que feo descubrir que al final de todo, que todos éramos...en fin que éramos usados.
Que los hilos conductores de ambos bandos, de unos y de otros, los manejaban las mismas personas...
Estamos hablando de vidas, de ideales, de sueños y de muertes...
Creo que la pregunta está amplia y explícitamente contestada.
En este tema todavía poco claro vale aquello de “a buen entendedor pocas palabras”.

KIKO

Desde Una Estrella Lejana
Mirando, estas Las Malvinas
Bravo Comando de Salta
Orgullo de Mi Argentina

RODILLAS NEGRAS

Loading...